Esquesito

Mami, esto está esquesito

Ventresca de Bonito de Conservas Cambados.

stripslashes(strstr(" ","rel=") ? " Ventresca de bonito de Conservas Cambados

Traemos en esta ocasión uno, de los muchos, manjares que el mar nos brinda: el bonito; pero una parte muy concreta y precisa, la ventresca. Y por ende, de un bonito muy particular, el de Burela.

El bonito de Burela, municipio Lucense a orillas del Cantábrico, es famoso por la calidad de sus capturas, tarea que ensalzan año tras año con una feria desde hace casi 30.

La ventresca es la parte del bonito ( y del atún) situada junto al vientre, en la parte baja, junto a la cabeza, de ahí su nombre. Reconocida como la parte más sabrosa debido a su especial proporción de grasa que le confiere un sabor más intenso pero sumamente delicado.

Conservas Cambados es una de las pocas empresas conserveras que ofertan este producto, la ventresca del Bonito de Burela en línea Gourmet, manteniendo una elaboración totalmente artesanal.

Hemos tenido la ocasión en este caso de probar la oferta en lata de 110grs, donde sus ingredientes son simplemente la propia ventresca de bonito, aceite de oliva y sal.

Packaging.

Quizás uno de los más notorios de los que podamos encontrar en cualquier tienda especializada. Se caracteriza por un forrado en red de la lata, que le otorga un cariz especial, diferenciador, elevando el producto a un nivel superior.

Packaging Ventresca de Bonito

Packaging Ventresca de Bonito

Le acompaña un etiquetado acorde a la gama del producto. Una etiqueta adhesiva con ribete en oro, recordando su carácter gourmet.

Contenido.

De los 110gr que se anuncian como peso de la lata, nos quedamos con 65grs de ventresca una vez escurrida.

Destaca nada más abrir la lata el esplendor del aceite de oliva. Ese aroma que asoma seduce nuestros sentidos irrevocablemente. Aceite por otra parte abundante, muy abundante.

contenido ventresca

Contenido lata ventresca de bonito Conservas Cambados

Debajo de ese tono amarillo del aceite se presenta la ventresca, en varias láminas de diferente tamaño. En nuestro caso particular, abiertas tres latas de diferentes lotes de producción, el contenido no se diferenciaba en demasía. Una de ellas si destacaba por contener algo más de migas y menos láminas, pero nada preocupante. Dado el tamaño de la lata, las porciones son válidas, perfectamente trabajables tanto pata montaditos o ensaladas, por ejemplo.

Degustación.

De textura firme pero moldeable. El sabor responde con creces a lo esperado. Suave en boca, permite deleitarse con el sabor sin llegar a empalagar. El aceite utilizado matiza el sabor, enmascarando quizás algo al propio sabor del pescado, matiz que reducimos casi a nulo al escurrir la ventresca.

ensalada con ventresca de bonito

Ensalada de ventresca de bonito de Conservas Cambados

Lo hemos probado con varias alternativas, casi todas ellas con los típicos montaditos acompañando otro producto, pero mención especial a la más simple y obvia: sobre una rebanada de pan artesano. El sabor de la ventresca sobre un trozo de pan artesano recién hecho, ha sido la opción ganadora de nuestros degustadores.

Conclusión.

De imprescindible presencia si queremos contar en la alacena con un socorrido ingrediente que magnifique nuestra mesa.

Ante cualquier eventualidad, o nuestro propio placer, podremos “tirar de lata”, gourmet en este caso, y preparar un suculento entrante o primer plato en cuestión de minutos.

Deja un comentario